¿Cómo puedo recordar lo que estudie el día anterior?

¡Seguramente te ha pasado que pasas horas y horas leyendo algo y al momento de presentar el examen simplemente ya no recuerdas nada! O que recuerdas una parte de la información, pero no toda completamente. Eso tiene que ver con nuestra memoria y sus funciones sin ella somos incapaces de aprender.

Conoce como podemos hacer para mejorar nuestra memoria a través de 6 trucos fáciles.

La Memoria es la habilidad de poder recordar algo. Es la capacidad que tiene nuestro cerebro de Codificar, Almacenar y Recuperar la información del pasado. Existen varios tipos de memoria, entre ella está la memoria de trabajo, también conocida como memoria operativa es básica para cualquier procesamiento de la información, nos ayuda a mantener en la mente una información mientras prestamos atención a otra. Por ejemplo: Podemos seleccionar que cosas llevamos en una maleta para ir de viaje, mientras hablamos por teléfono al mismo tiempo.

Es también una habilidad básica para la toma de decisiones en un empleo, para saber que carrera estudiar o simplemente para la vida.

He aquí 6 trucos para mejorar tu memoria :

  1. Practica deporte. Entre los múltiples beneficios de practicar ejercicio regularmente está la de mantener nuestra mente fuerte, y eso mejora nuestra memoria. Si andamos una hora diaria, aunque sea dando un paseo, nos ayudará a preservar la memoria durante la vejez. Un estudio ha demostrado que las personas mayores que caminan entre seis y nueve kilómetros a la semana, tenían mayor volumen de materia gris nueve años más tarde, que los que eran más sedentarios (Erickson et al., 2010).

2. Dieta sana y equilibrada. Tener una rica dieta en vitaminas y minerales y ácidos omega, así como Controlar el colesterol y las grasas saturadas. No solo es beneficioso para nuestra salud, sino que se ha demostrado que tener una dieta balanceada garantiza el buen funcionamiento de nuestro cerebro, ayudándonos a tener en forma nuestra memoria e incluso a prevenir o retrasar posibles procesos degenerativos como el alzheimer.

Por ejemplo: Las coles de Bruselas, el brócoli o las espinacas contienen vitamina A, vitaminas del grupo B y antioxidantes que ayudan al buen funcionamiento de la memoria
Los frutos secos son ricos en antioxidantes, que retrasan el envejecimiento de nuestras neuronas al actuar contra los radicales libres que provocan estrés oxidativo. Destacan las nueces y se recomienda un consumo moderado de frutos secos por su aporte calórico. Un puñadito al día sería lo aconsejado.

3. Evita las fuentes de estrés. El estrés tiene efectos nocivos para nuestra salud y puede afectar nuestra memoria de manera desastrosa, a través de una hormona llamada cortisol u hormona del estrés, la cual se produce en gran cantidad en las glándulas suprarrenales cuando hay algún evento estresante que afecta nuestra vida. en la medida en que puedas, trata de apartarte de las fuentes de estrés y ansiedad. Puedes recurrir, si tienes tiempo, a prácticas como el yoga o el Mindfulness si notas que estás demasiado nervioso habitualmente. Puesto que se ha demostrado que es posible mejorar notablemente la comprensión lectora, la capacidad de la memoria de trabajo y la concentración a través de estas prácticas. Según la investigación llevada a cabo por la Universidad de California en Santa Bárbara (EE.UU.)

4. Leer un libro. Leer habitualmente es una buena forma de fortalecer la memoria. Independientemente del tipo de libros que te guste leer, Durante la lectura hay “un incremento sustancial e inesperado en el flujo sanguíneo en el cerebro “Prestar atención a textos literarios requiere la coordinación de múltiples funciones cognitivas complejas”. La lectura facilita el pensamiento analítico y crítico. Siempre es recomendable comentar con algún amigo o familiar el libro una vez que lo hayas terminado, puesto que esto forzará tu cerebro a recapitular sobre lo que has aprendido.

5. Dormir lo suficiente. Una de las funciones básicas del sueño consiste en almacenar y consolidar lo que hemos aprendido durante el día, los nuevos conocimientos. No sólo el sueño hace que nuestros recuerdos se fijen mejor en la memoria, sino que también los reestructura y los reorganiza. Rebecca M.C. Spencer de la Universidad de Massachusetts publicó en marzo de 2013 una revisión sobre las bases neurofisiológicas por las que el sueño influye en la memoria y la cognición. Según explica, dormir es un proceso importantísimo no sólo en la consolidación de los recuerdos, sino también en la selección de aquellas informaciones que habrán de descartarse y ser olvidadas o en el aprendizaje de habilidades motoras.

6. Dejar de fumar. Aunque los beneficios físicos de dejar de fumar son muy conocidos, es poco conocido que también se beneficiará de la memoria. Esta asociación se establece en principio a través del efecto dañino del tabaco sobre los vasos sanguíneos cerebrales. Según los estudios del Instituto Nacional de Salud e Investigación médica de Villejuif (Francia)- Dejar de fumar no sólo es bueno para su salud, también es bueno para la memoria, según un estudio de Tom Heffernan, de la Universidad de Northumbria. La investigación publicada en Alcohol & Drugs revela que dejar de fumar puede restaurar la memoria al mismo nivel que los no fumadores.

  • Av. Providencia 1650, oficina 412, Santiago, Chile
  • Whatsapp +56935008450 - Teléfono 225848190
  • matriculas@preujoven.cl